Ganadores poesía 2017

MODALIDAD A

1º PREMIO: ‘Todo un cielo en una gota cabe’ de Emilio Marco Gomariz

 A la sombra de una palmera he nacido,

La luz de un sol cegador fecundó mi primera palabra.

Palabra que, como sarmiento desnudo, se retuerce en el tiempo

Buscando la paz de una estrella en la que morir.

Esta tierra lleva en sus entrañas la sangre del sudor carmesí;

El oro de la constancia que es luz de entendimiento

Alumbra la soledad del hombre en su viaje.

Caminar sediento que se derrama entre las bocas de los que ansían saber.

Un deleite nace de la tierra más reseca, las piedras son compañeras

De la pulpa más sabrosa. No temáis querer desnudar el misterio:

Somos versos de un poema al que hemos de volver al fin.

La hermosura más sagrada llena mis manos,

Mis pies se visten del lamento de los hombres.

Derretido todo un cielo en una gota cabe.

La sed de todos los hombres en un Dios muere.

Bebed y saciaros de lo humano y lo divino,

pues si fe y amor son mis nombres

mi corazón es una vid que se encumbra hacia lo alto.



2º PREMIO: ‘Espera’
de Alberto Esparza

Paciente, paciente es la espera

desde mismo orto, hasta el ocaso

desde el ribazo a buena mesa,

desde el pámpano jumillano.

Desde mucho antes se le espera,

cuando tímidamente asoma

ramillete que se desvela

futuro néctar que embelesa.

Querido amigo, se te espera,

por foráneos y locales

por entusiastas y leales

a que salgas de tu bodega.

Que larga resulta la espera,

llenar sin mesura las copas

de madera o piedras preciosas,

¡fuerte impaciencia viva intensa!.

Humilde rapsoda te espera:

llenar mi copa de tu esencia.



3º PREMIO: ‘Rosado o colorado, este vino se ha acabado’
de Ana Hdez

Érase una vez, un castillo en lo alto de la montaña,
una fortaleza amurallada contra cristianos u otra amenaza.
A lomos de su caballo, con ayuda de su espada y una maza,
un día como hoy, un Infante hizo una gran hazaña.

Un soldado, como mano derecha del rey don Pedro, lo amordaza
al volver a Castilla tras ver resuelta la campaña,
cautivándolo en la torre y atándolo con saña,
hasta que en una distinguida mañana, da muerte en la terraza.

MODALIDAD B

1º PREMIO: ‘Días de otoño lejanos’ de Diego Villegas Prieto

Mora en el recuerdo

el susurro de batallas,

guerras entre reinos

entre espada y cimitarras

Por el fruto de esta tierra

andan reyes enfrentados,

saben de las riquezas

ocultas en este prado.

Es tiempo de vendimia

y los carros ya ruedan

salpicando los caminos,

navegando entre las viñas.

La vid renacerá en vino,

bálsamo de todo dolor,

heridas dela piel

y lágrimas del corazón.

Es el poder de este brebaje,

Saciar la sed e infundir coraje.


ACCESIT: ‘La hermandad del vino’ de Efrain Cordero

De ser juglar yo me precio

y la juglaría es lo mío,

y nunca veréis desprecio

si me ofreciereis buen vino.

Los monjes del monasterio

dan hidromiel y cerveza,

más para nadie es misterio

que beben vino en la iglesia.

En las fiestas del Castillo

el Amo peca de justo,

más con el vino el muy pillo

¡le agarra a la mona el gusto!

No se mezclan en la Villa

villanos con principales

(salvo si ponen parrillas

y corre el vino a raudales).

Y así, del expuesto ejemplo, dejaos ya de diferencias,

y brindad con recio orgullo: ¡Por Dios, el Rey y las Fiestas!

Anuncios