– Un nuevo festero –

Me dediqué a observar detenidamente el espectáculo que daba comienzo en ese mismo instante. Aquellos juegos malabares, esas danzarinas que se contorsionaban al son de cada nota musical, el estruendo del arcabuz señalando lo que aún estaba por llegar…

Todo un lujo para un pobre ser que jamás había conocido en profundidad la fiesta. Me enorgullece saber que aún existen y se llevan a cabo en los tiempos que corren.

Un saludo.

Anuncios